Padre rico, padre pobre, de Robert T. Kiyosaki

Puntuación: 7/10

Lee el libro en Amazon

Padre rico, padre pobre es el primer libro que recomendaría leer a cualquiera que quiera empezar a aprender sobre finanzas. A través de su historia personal, Robert T. Kiyosaki nos cuenta lo que aprendió sobre el dinero desde que era un niño. Nos habla sobre su padre y el padre de su mejor amigo, comparando lo que cada uno les enseñaba sobre finanzas. Es entretenido, ameno, y rápido de leer. Cuenta las ideas más importantes para no tomar malas decisiones con tu dinero.


Mis notas-resumen del libro

Los pobres y la clase media trabajan para ganar dinero. Los ricos hacen que el dinero trabaje para ellos. Esa es la gran diferencia, y la que permite a los ricos aumentar su fortuna constantemente.

Hay gente que dice “no me importa el dinero”, y curiosamente trabajan 8 horas al día, 5 días a la semana durante más de 200 días al año, para conseguirlo. El dinero sí es importante, y admitirlo es el primer paso para empezar a gestionarlo de una forma mucho más provechosa.

No se trata de cuánto dinero ganas, sino de cuánto dinero guardas. Esto es muy importante, ya que las personas con ingresos modestos tienden a pensar que no pueden prosperar. Esto no es así, o al menos no es así solo porque sus ingresos sean modestos. Hay familias de altos ingresos que gastan lo mismo o más de lo que ingresan. Aparentan un nivel de vida alto, pero si perdieran sus ingresos tendrían problemas graves en poco tiempo.

Los ricos adquieren activos. Es decir, adquieren bienes inmobiliarios, bonos, acciones, etc., que les generan ingresos. Los pobres y la clase media adquieren pasivos que consideran activos, como la casa en la que viven o sus coches. Esta distinción es muy importante, ya que si compras una casa para vivir en ella no es un activo, te costará dinero cada año. Si la compras para ponerla en alquiler, entonces sí que sería un activo.

Regla más importante sobre el dinero: debes conocer la diferencia entre un activo y un pasivo y adquirir activos. Como se explicaba en el párrafo anterior, los activos pueden ser bienes inmobiliarios, bonos, acciones, fondos de inversión, etc. Estos son los elementos que permiten a los ricos poner su dinero a trabajar para ellos. Hoy en día están al alcance de cualquier bolsillo, no hay excusa para no empezar.

Un activo pone dinero en mi bolsillo, un pasivo saca dinero de mi bolsillo. Con esa frase tendremos siempre clara la diferencia.

Para saber si alguien es pobre, de clase media, o rico, se pueden mirar dos cosas: su estado financiero (ingresos y gastos) y su balance (activos y pasivos). De esta forma:

  • Pobre: ingresos de un empleo y va todo a gastos.
  • Clase media: ingresos de un empleo y va a gastos y a pasivos que generan más gastos (casa, coche).
  • Rico: diversas fuentes de ingresos y una parte importante siempre va a comprar activos, el resto a gastos y casi nunca a pasivos.

Ocúpate de tu negocio: los ricos se concentran en su columna de activos. Los demás se concentran en su estado financiero. Aumentar los ingresos y/o reducir los gastos está muy bien. Pero es más importante centrarse en comprar activos que generen ingresos por sí mismos.

Solemos tender a pensar que para ser rico hay que ser empresario, famoso o futbolista. No es así. No renuncies a tu empleo o a tu carrera como es hasta ahora, pero céntrate en comprar activos y no compres pasivos. Es sencillo y cualquiera puede hacerlo. El problema es que la mayoría no lo hace.

El poder de las corporaciones es que pagan impuestos al final, cuando las personas físicas los pagamos al principio. Esta es la principal razón por la que la gran mayoría de personas muy ricas son empresarios. Un empleado gana dinero, luego paga impuestos, y luego gasta el dinero. Una corporación gana dinero, luego lo gasta, y lo último que hace es pagar impuestos.

La mente es el activo más poderoso que tenemos. Hay que aprovecharla para aprender y actuar de la mejor forma para nosotros. Por ejemplo, siguiendo los consejos de este libro.

En cuanto a inversiones, mucha gente invierte en cosas que no conoce. Y después, si todo va mal y pierde su dinero, es un gran problema. Por eso, hay que invertir en cosas que conocemos, el riesgo está en invertir en cosas que no entendemos. Si no lo entendemos, es más fácil que quien nos lo está vendiendo (un banco por ejemplo) nos engañe.

Hay que saber mucho acerca de tus especialidades, pero también hay que saber algo de todas las cosas que tengan algo que ver con lo que haces. Esto es un consejo general para cualquier trabajo o negocio al que te dediques.

Job: Just over broke. Estas siglas en inglés son muy interesantes. “Job” significa empleo en inglés. El autor dice que “job” son las siglas de “just over broke”, que significa casi en quiebra. Es su forma divertida de decirnos que si nuestro empleo es la única fuente de ingresos que tenemos, y no compramos activos, estamos en riesgo financiero.

Perder inspira a los ganadores.

Por último, se explica la diferencia entre los 3 tipos de ingresos que existen:

  • Ingreso ganado o ingreso ordinario: obtenido mediante un salario o cobrando a tus clientes.
  • Ingreso pasivo: obtenido sin trabajo extra por nuestra parte, por ejemplo los dividendos de unas acciones, el alquiler de un piso, o los ingresos por ventas de un libro.
  • Ingreso de cartera (plusvalía): obtenido por la revalorización de un activo, como un bien inmueble o una acción.

¿Te ha gustado?

Si es así, apúntate a mis Novedades. Te enviaré un email de vez en cuando (cada 3-6 meses más o menos) con nuevos artículos que haya escrito, y con novedades sobre mí y mis proyectos, si las hay. Apúntate gratis aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *