Mi sistema para ahorrar cada mes y gastar sin preocuparme

Todo el mundo tiene preocupaciones económicas. La gran mayoría no tenemos todo el dinero que nos gustaría. Por eso tenemos que organizarnos bien, elegir qué queremos y a qué renunciamos. Conseguir ahorrar cada mes y a la vez poder gastar en las cosas que nos gustan puede ser un quebradero de cabeza.

Yo empecé a preocuparme por mi dinero poco después de empezar a trabajar, allá por el año 2012. Me puse a investigar y aprender sobre el tema. Desde entonces, me he independizado, he empezado a invertir y he automatizado mis finanzas. En este artículo te voy a explicar cómo poner en marcha, para ti, el sistema que yo he ido desarrollando desde 2012, y gracias al cual mi dinero funciona en piloto automático.

MI SISTEMA

Antes de empezar con los pasos para poner en marcha el sistema, vamos a ver qué pinta tiene.

Tengo 4 cuentas bancarias. Las llamo cuenta de gastos, cuenta de ocio, cuenta de ahorro y cuenta de inversión. Esto es lo primero que necesito para mi sistema. Es muy fácil, muchos bancos permiten tener más de una cuenta de forma gratuita.

Lo segundo que necesito es al menos un ingreso, en mi caso el salario por mi trabajo. Por simplificar, supongamos que mis ingresos son de 1.000€ al mes, en 12 pagas. Ese dinero se me ingresa el último día de cada mes en mi cuenta de gastos.

Ingreso mensual de mi salario el último día del mes.

Mi sistema automático hace lo siguiente el primer día de cada mes, es decir, el día posterior al cobro:

  • 300€ (30% de mi ingreso mensual) se transfieren de mi cuenta de gastos a mi cuenta de ocio.
  • 100€ (10% de mi ingreso mensual) se transfieren de mi cuenta de gastos a mi cuenta de ahorro.
  • 100€ (10% de mi ingreso mensual) se transfieren de mi cuenta de gastos a mi cuenta de inversión.
Transferencias automáticas entre mis cuentas el primer día de cada mes.

Esos porcentajes no son exactamente los que yo utilizo, pero están bien como ejemplo. Decidí mis porcentajes teniendo en cuenta mis gastos y mis preferencias en cuanto a ocio, ahorro e inversión. Más adelante te cuento cómo decidir tus propios porcentajes.

Después de esas transferencias, me quedan 500€ de los 1.000€ ingresados en mi cuenta de gastos, y tengo también 300€ más en mi cuenta de ocio, 100€ más en mi cuenta de ahorro y 100€ más en mi cuenta de inversión. Pero, ¿para qué sirve exactamente el dinero de cada cuenta?

Cuenta de gastos

Con el dinero de esta cuenta pago todos mis gastos necesarios. Entre mis gastos necesarios incluyo lo siguiente:

  • Alquiler.
  • Electricidad, calefacción y agua.
  • Ropa.
  • Comida y demás compras de supermercado.
  • Transporte, incluidos todos los gastos asociados al coche.
  • Seguros.
  • Gastos puntuales como una avería del coche, un arreglo en casa, medicamentos.
  • Etc.

De esta forma, tengo en una única cuenta el dinero para estos gastos necesarios. Si en algún momento veo que el dinero en la cuenta va aumentando o disminuyendo con el paso de los meses, sabré que los 500€ son excesivos o insuficientes. En ese caso, mis porcentajes necesitarán un ajuste.

Un detalle importante es que todos estos pagos los hago o de forma automática (alquiler, facturas) o los pago con tarjeta (supermercado, transporte). Nunca saco dinero en efectivo de esta cuenta, y enseguida sabrás por qué.

Cuenta de ocio

El dinero de esta cuenta es para hacer cosas que me apetecen. Salir a tomar algo, comer o cenar en un restaurante, viajar, comprar un libro, ir al cine. Lo que sea.

En Brujas, Bélgica (2019), gastando mi dinero para ocio como a mí me gusta.

El hecho de tener este dinero para ocio de forma automática y separada de los gastos necesarios, tiene 2 grandes ventajas para mí:

  • Nunca vas a gastar más de lo que tengas en esta cuenta, es decir, más de lo que hayas decidido gastar cada mes. Sin tener que preocuparte por ello ni pensarlo cada vez que haces un gasto. El dinero que puedes gastar en ocio es el que hay en la cuenta. Punto.
  • El dinero que hay en esta cuenta es para gastar en ocio y en nada más. Puedes gastarlo en lo que más te guste. Sin preocupaciones, sin sentirte culpable. ¿Quieres hacer un viaje que cuesta 3.000€? Pues acumula ese dinero en la cuenta de ocio renunciando a otras cosas, y haz tu viaje.

De esta cuenta sí que suelo sacar dinero en efectivo. Es muy útil para pagar gastos pequeños como tomar algo en un bar, cosas que compras cuando estás de viaje, o cualquier otra cosa. Y aquí es donde tiene sentido no sacar nunca dinero en efectivo de la cuenta de gastos, como he dicho antes. Si solo sacas dinero en efectivo de la cuenta de ocio, siempre sabrás que tus gastos en efectivo corresponden a esa cuenta, sin mezclas ni confusiones. Para mí es muy útil hacerlo así.

Cuenta de ahorro

En esta cuenta voy ingresando también una cantidad fija, que es lo que quiero ahorrar cada mes. El dinero de esta cuenta es para eventuales gastos como la entrada para un piso, la compra de un coche, o similares.

Es conveniente tener este dinero en una cuenta o depósito con alguna rentabilidad. A no ser que sepas que lo vas a gastar a corto plazo, una cuenta remunerada o un depósito son formas de obtener una rentabilidad (por pequeña que sea) y tener el dinero disponible para cuando lo quieras utilizar. Esto es lo que yo hago.

Cuenta de inversión

El dinero que se ingresa en esta cuenta es para invertirlo a largo plazo. El objetivo es poder disponer de él durante una eventual jubilación. Es decir, no hay intención de gastarlo en nada concreto a corto o medio plazo.

Hay dos cosas importantes relativas a la inversión: por qué hacerlo, y qué hacer exactamente. Cada una de estas preguntas da para un artículo completo, pero voy a intentar contestarlas de forma muy resumida. Próximamente escribiré esos dos artículos, pincha aquí si no quieres perdértelos.

Por qué invertir

Porque confiar tu jubilación a las pensiones públicas de tu país puede no ser la mejor decisión. Y lo peor de esto es que no lo sabrás hasta llegado ese momento. Y no habrá vuelta atrás.

Por ejemplo, si vives en España, las pensiones de los jubilados se pagan mes a mes con lo que cotizan (pagan) los trabajadores del país. Ahora mismo (2019) hay aproximadamente 2 trabajadores por cada pensionista, es decir, cada pensión la pagan 2 personas. Dentro de 30 años, sabiendo la cantidad de personas menores de 25 años que hay en España y el aumento previsto en la esperanza de vida, se estima que la proporción será cercana a 1 trabajador por cada pensionista. Es decir, cada pensión la pagará una sola persona. Creo que es evidente que la pensión será mucho menor dentro de 30 años en términos relativos: habrá prácticamente una sola persona para pagar cada pensión, en lugar de 2 personas como hay hoy.

Las pensiones públicas dependen de la demografía y también de lo que les apetezca a los políticos. Si quieres fiarte de ellos para no ver reducidos tus ingresos en tu jubilación, es decisión tuya. Yo prefiero ocuparme personalmente que dejárselo a los políticos. Y te recomiendo hacer lo mismo.

Qué hacer exactamente

He investigado mucho sobre este tema. Los planes de pensiones privados son muy malos, al menos en España. En general, casi todo lo que te ofrecen los bancos no es recomendable. Más sobre eso aquí.

Te voy a decir lo que yo hago. Si te suena a chino y/o si quieres saber más, publicaré próximamente un artículo específico para esto, explicando exactamente en qué invierto y por qué, de forma que cualquiera lo pueda entender. No te lo pierdas.

La mejor opción para obtener buena rentabilidad sin dedicarle apenas tiempo es la gestión pasiva. Son fondos o planes de pensiones que invierten siguiendo índices. Tanto de acciones como de bonos. A poder ser, diversificados en todo el mundo. Y cuanta mayor renta variable, mejor, especialmente si eres menor de 40 años. Insisto, si esto te suena a chino y/o quieres saber más, pronto tendrás un artículo completo.


Pues bien, ya puedes ver más o menos cómo es mi sistema. Pero el mío me sirve a mí. Tus ingresos, gastos y planes son distintos a los míos. Por eso, ahora te voy a explicar cómo poner en marcha tu propio sistema rápidamente, igual que lo hice yo. Adaptado a tus necesidades.

CÓMO PONER EN MARCHA TU PROPIO SISTEMA

Para poner en marcha un sistema similar al mío pero adaptado a ti, vamos a seguir varios pasos. Cuando hagas lo que dicen estos pasos, ya lo tendrás listo. En piloto automático. Y apenas tendrás que hacer nada más.

Estos son los pasos:

  1. Conocer tus ingresos
  2. Conocer tus gastos
    1. Gastos necesarios
    2. Gastos no necesarios
    3. Ajuste de gastos
  3. Ahorrar
  4. Invertir
  5. Decidir cantidades
  6. Automatizar
  7. Revisar

Vamos a ir siguiendo estos pasos y viéndolos en detalle, para que los puedas aplicar.

Paso 1: Conocer tus ingresos

Si tienes un trabajo esto es muy sencillo. Solo tienes que sumar todas las pagas que recibes durante un año, ya sean 12 pagas, 14 o las que sean. Es importante que sumes la cantidad neta, es decir, lo que tú recibes después de haber pagado impuestos. Cuando tengas la suma, divídela entre 12. Ahí tienes tu ingreso mensual real.

Si tus ingresos son irregulares, porque eres autónomo o por la razón que sea, es imposible hacer este cálculo de forma exacta. Pero puedes hacer una aproximación. Suma tus ingresos de los últimos 12 meses. Réstale una parte, por ejemplo un 25%. Réstale más si dudas que puedas mantener tu nivel de ingresos, y menos si crees que lo vas a mantener o aumentar. Por último, divídelo entre 12. Vamos a considerar que tu resultado es tu ingreso mensual real.

Este dato es en el que vamos a basar el resto de pasos. Tu ingreso mensual. Por el momento vamos a asumir que ese número es fijo. Si en un futuro tus ingresos varían, tendrás que hacer algún cambio, pero esto lo veremos en el paso 7.

Dato importante en este paso: Ingresos Mensuales

Paso 2: Conocer tus gastos

Yo separo mis gastos en gastos necesarios y gastos de ocio. Puedes juntar todo si quieres. Pero yo recomiendo separarlo por las ventajas que he comentado al explicar mi sistema. Así que vamos a considerarlos por separado.

Gastos necesarios

Son gastos como la vivienda, comida, ropa, seguros, productos del hogar y demás gastos fijos. Cosas que son necesarias, o muy importantes, para la gran mayoría de la gente.

Un buen truco para identificar todos estos gastos, es el siguiente. Imagina que tus ingresos mensuales se dividen entre 2 repentinamente. Si ahora cobras 1.500€ al mes, el mes que viene cobrarás solamente 750€, y será así cada mes a partir de ahora. Si esto pasara, ¿cuáles de tus gastos actuales no eliminarías? Puedes reducirlos, por ejemplo mudándote a un piso más barato si vives de alquiler, comprando mucha menos ropa, o comida más barata, pero no los eliminarías. Esa lista de gastos que obtienes con este truco, son tus gastos necesarios.

Hay cosas en esa lista en las que no gastarás lo mismo cada mes. Por ejemplo, puede que un mes gastes 200€ en el supermercado, y otro mes gastes 300€. Para tener en cuenta este gasto, puedes considerar un valor medio (250€ en este ejemplo). O puedes ser más conservador y coger el valor más elevado para tener margen. Elige el que te sea más cómodo, y apúntalo también.

Hay algunos gastos que no son mensuales, sino trimestrales (como algunas facturas) o anuales (seguros). En este caso, tendrás que tener en cuenta el gasto y obtener el equivalente mensual. En caso de gastos trimestrales, tendrás que dividirlo entre 3 para obtener el mensual. Si es un gasto anual, tendrás que dividirlo entre 12. Lo importante es que tengas en cuenta todo, no solo los gastos mensuales.

Cuando hayas identificado todos los gastos y los hayas traducido a equivalentes mensuales, súmalo todo. Ese es el dato con el que te tienes que quedar.

Dato importante en este paso: Gastos Necesarios Mensuales

Gastos no necesarios

Son todos los gastos que no estén en la lista de gastos necesarios. Normalmente son gastos relacionados con ocio, diversión, vida social y cultura. Por ejemplo, viajar, comer o cenar fuera de casa, tomar unas cervezas, ir a un escape room, ir al cine o comprar un libro. Esos ejemplo son míos, tú incluye aquí los tuyos propios.

El cálculo de este tipo de gastos es más complicado que el de los gastos necesarios. Aquí normalmente no hay pagos mensuales, ni facturas. Puede que un año gastes 1.000€ en viajar, y el siguiente gastes 2.000€. ¿Cómo calcularlo entonces?

La única forma es haciendo una aproximación. Lo mejor es verlo con un ejemplo. Supongamos que al año sueles hacer, más o menos, lo siguiente:

  • Un viaje de 1.500€ de coste, o 2 o 3 viajes pero más baratos.
  • Sales a tomar algo y cenar fuera de casa una vez cada 2 semanas, es decir, unas 25 veces al año. Y cada una de esas veces gastas 40€. 25 veces x 40€ = 1.000€.
  • De vez en cuando vas al cine, compras un libro y algún capricho más. En total 500€ al año de margen para esto.

En total hacen 3.000€ al año. Dividido entre 12, son 250€ al mes en gastos no necesarios.

Haciendo un ejercicio similar a ese, puedes obtener el dato que necesitas. No te preocupes si no es muy exacto. Intenta ajustarte a él, y si pasa el tiempo y ves que quieres gastar un poco más, puedes aumentarlo ajustando por alguna otra parte.

Dato importante en este paso: Gastos No Necesarios Mensuales

Ajuste de gastos

Ya has calculado todos tus gastos. Antes de seguir, hay que hacer una pequeña comprobación.

Haz la siguiente suma: Gastos Necesarios Mensuales + Gastos No Necesarios Mensuales. El resultado serán tus Gastos Totales Mensuales. Cuando lo tengas, compáralo con tus Ingresos Mensuales.

Espero que tus Gastos Totales Mensuales no sean superiores a tus Ingresos Mensuales. Si es así, revisa tus cálculos de gastos por si has hecho algo mal. Y si todo está correcto, recorta en tu lista de gastos no necesarios, porque estás viviendo por encima de tus posibilidades 🙂

Un buen objetivo es que tus Gastos Totales Mensuales no superen el 80% de tus Ingresos Mensuales. Para saber esto, haz lo siguiente: divide tus Gastos Totales Mensuales entre tus Ingresos Mensuales, y multiplica el resultado por 100. Ahí obtienes qué porcentaje de tus Ingresos Mensuales suponen tus Gastos Totales Mensuales.

Por ejemplo, si tus Gastos Totales Mensuales son 800€, y tus Ingresos Mensuales son 1.000€, la operación sería: (800 / 1000) * 100 = 80. Justo el 80%. Si el número que obtienes es superior a 80, te sugiero que revises tus gastos no necesarios y los recortes, hasta que el cálculo te de un número inferior a 80. Cuando lo consigas, ¡enhorabuena! Tienes un buen margen para ahorrar y/o invertir, y puedes seguir con los siguientes pasos.

Paso 3: Ahorrar

Para seguir con este paso, primero tienes que haber completado el paso anterior entero. Si es así, tendrás más o menos el 20% de tus Ingresos Mensuales disponibles para ahorrar cada mes y/o invertir. Ese porcentaje es un buen mínimo para dedicar a esto.

Si no ahorras una cantidad fija cada mes, lo típico es que ahorres únicamente lo que te sobra después de tus gastos de ese mes. No es una buena estrategia, por dos razones principales:

  1. Si priorizas el gasto sobre el ahorro, ahorrarás poco o nada.
  2. Si no decides cuánto quieres ahorrar, no podrás fijarte objetivos de ahorro con una fecha límite.

El objetivo de ahorrar cada mes es juntar poco a poco una cantidad de dinero para pagar, en un momento concreto del futuro, algo que ahora mismo no puedes permitirte. Puede ser una obra en tu piso, la entrada para comprar un piso, la compra de un coche, o algo similar.

Si quieres comprarte un coche de segunda mano de 3.000€ por ejemplo, y vas ahorrando el 10% de tus ingresos mensuales, en varios meses o pocos años lo podrás comprar. En caso de que tu 10% sean 100€, tardarás 2 años y medio. Si son 200€, en poco más de un año podrás hacerlo.

Piensa en qué objetivos de este tipo tienes. Si tienes un objetivo más ambicioso, como por ejemplo pagar 30.000€ de la entrada de un piso dentro de 5 años, necesitarás ahorrar 6.000€ cada año, es decir, ahorrar cada mes 500€. Salvo que te vaya muy bien, es probable que el 10% de tus ingresos mensuales no llegue a 500€. En ese caso, deberás recortar de tus gastos no necesarios todo lo que puedas para poder alcanzar ese objetivo. Es cuestión de prioridades.

Lo que tienes que hacer es ver qué objetivos de este tipo tienes, probablemente sean 1 o 2. Luego, calcula cuánto dinero quieres ahorrar y en cuánto tiempo para cada objetivo, y el ahorro mensual necesario. La suma del ahorro mensual de cada objetivo te dará tu Ahorro Total Mensual.

Dato importante en este paso: Ahorro Total Mensual

Paso 4: Invertir

El último uso que vas a dar a tus ingresos es el de invertir. Con invertir me refiero al largo plazo. Dinero que vas guardando cada mes para poder disponer de él durante tu jubilación, si es que llegas a jubilarte. Como he explicado antes, esto es más que recomendable, ya que es muy probable que las pensiones públicas del país en el que vivas no se acerquen ni de lejos a tus ingresos de trabajador. Por lo tanto, si no quieres que tus ingresos disminuyan mucho cuando te jubiles, deberías invertir.

Yo diría que el mínimo que hay que dedicar a esto es un 10% de tus ingresos mensuales. A partir de ahí, cuanto más mejor. Por poner un ejemplo loco, si puedes invertir el 90% de tus ingresos durante 10 años, y asumiendo que al menos mantendrás todo el dinero que inviertas, podrás entonces jubilarte y vivir de tu dinero invertido el resto de tu vida. Siempre y cuando mantengas tu nivel de vida y no lo aumentes, claro.

¿Y en qué debes invertir tu dinero? Esta es una muy buena pregunta, la cual, como he dicho antes, necesita un artículo completo para ser respondida como es debido. Próximamente escribiré ese artículo. Te contaré en qué invierto mi dinero y por qué, para que hagas lo mismo si quieres. No te lo pierdas.

Aquí el cálculo va a ser directamente el 10% de tus ingresos mensuales. Es decir, divide tus Ingresos Mensuales entre 10, y ese es tu dato. Salvo que, para cuadrarlo con todo lo calculado anteriormente, prefieras fijar otro porcentaje aquí. Es cosa tuya, pero si no es un 10%, mejor que sea más 🙂

Dato importante en este paso: Inversión Mensual

Paso 5: Decidir cantidades

Ya tienes todas las piezas, ahora hay que encajarlas. Lo primero es ver que tienes dinero suficiente para todo. Tienes que comprobar lo siguiente:

Gastos Totales Mensuales + Ahorro Total Mensual + Inversión Mensual <= Ingresos Mensuales

Es probable que no se cumpla esa igualdad. Si es así, significa que tus ingresos no llegan para todo lo que has pensado hacer con ellos en los últimos pasos. Mira cuál es la diferencia que te sale, si es muy grande, te sugiero que repitas todo el proceso teniendo esto en cuenta, ya que un desajuste grande no es habitual.

Si tienes un desajuste no muy grande, piensa en qué vas a sacrificar. Puedes recortar parte de tus gastos no necesarios para hacer que todo cuadre. Si no quieres eso, puedes retrasar tus objetivos de ahorro y ahorrar cada mes un poco menos. Puede que no tengas elección y tengas que hacer ambas cosas. Sea cual sea el caso, suele ser recomendable priorizar siempre el largo plazo. Es decir, sacrificar primero tus gastos no necesarios de hoy, en favor de no perjudicar a tu ahorro ni a tu inversión. No es agradable, no es lo que quieres hacer, pero es lo que deberías hacer. Tu yo del futuro te lo agradecerá. Por supuesto, es decisión tuya.

Cuando reajustes tus números, obtendrás algunos de tus datos distintos a los que tenías antes. Apunta los nuevos, y vuelve a hacer la comprobación de este paso con ellos.

Cuando llegues a cumplir esa comprobación, perfecto. Objetivo conseguido. Si te sobra un poco, no te preocupes, puedes ir guardándolo en tu cuenta de gastos por si hay imprevistos. Si lo que te sobra es una cantidad importante, puedes ahorrar de forma más agresiva para llegar antes a tus objetivos. O, si lo prefieres, invertir más dinero al mes. Eso es a tu elección. Yo probablemente combinaría ambas cosas, más ahorro y más inversión. Por si te sirve mi opinión.

Hay una cosa muy importante a tener en cuenta antes de seguir. En tu cuenta de gastos es recomendable tener una cantidad de dinero como colchón. Es tu seguro para posibles imprevistos, como un arreglo en casa o en el coche, o que tus ingresos se interrumpan inesperadamente. Como mínimo está bien tener lo suficiente para tus gastos necesarios durante 6 meses. Es decir, si tus gastos necesarios mensuales son 500€, ten 3.000€ de colchón. Si no tienes este colchón, ahorra para generarlo antes de ahorrar para otros fines o invertir.

Ya has conseguido encajar todas tus piezas, ahora es el momento de poner todo a funcionar en piloto automático.

Paso 6: Automatizar

Muy bien, ya tienes apuntados todos tus datos. Sabes cuánto dinero vas a destinar a gastos no necesarios (cuenta de ocio), a ahorrar (cuenta de ahorro) y a invertir (cuenta de inversión).

Ten a mano esos 3 datos ya que los vas a necesitar.

Es importante tener en cuenta que, para hacer esta automatización, necesitas tener 4 cuentas bancarias diferentes. Una es tu cuenta habitual, en la que ingresas tu nómina, a la que yo llamo cuenta de gastos. Y necesitas 3 más: la cuenta de ocio, la cuenta de ahorro, y la cuenta de inversión. De cara a esta última, si todavía no sabes en qué invertir, crea una cuenta igualmente y empieza a meter dinero en ella. Después lee mi artículo sobre inversiones para decidir qué hacer 🙂

Para automatizar el sistema, tendrás que entrar en la oficina online del banco de tu cuenta de gastos. Si no sueles trabajar con la banca online, tendrás que ir a la oficina de tu banco con los datos que has obtenido en los anteriores pasos.

Ya sea online o en la oficina con ayuda de un asesor, lo que tienes que hacer es programar 3 transferencias periódicas desde tu cuenta. Las 3 transferencias se harán cada mes, en principio el día 1 salvo que prefieras otra cosa. Dichas transferencias serán:

  1. Transferencia de tu cuenta de gastos a tu cuenta de ocio. Cantidad mensual a transferir: Gastos No Necesarios Mensuales.
  2. Transferencia de tu cuenta de gastos a tu cuenta de ahorro. Cantidad mensual a transferir: Ahorro Total Mensual.
  3. Transferencia de tu cuenta de gastos a tu cuenta de inversión. Cantidad mensual a transferir: Inversión Mensual.

Y ya está. Así de fácil. Automáticamente, cada mes, las cantidades de dinero que has elegido en este proceso irán a parar a la cuenta que les corresponde.

Lo más importante a tener en cuenta después de hacer esto, es que diferencies entre tus gastos necesarios y tus gastos no necesarios o de ocio. Para los primeros, utiliza el dinero de tu cuenta de gastos. Para los segundos, utiliza el dinero de tu cuenta de ocio. Es muy fácil y te acostumbrarás muy rápido después de equivocarte 2 o 3 veces. Pero es muy útil y te permite gastar en tu ocio sin preocuparte.

Hecho. Tu sistema ya está funcionando. Exactamente igual que el mío. ¿A que ha sido fácil?

Paso 7: Revisar

Tu sistema ya está funcionando por sí mismo. Y no tendrás que preocuparte por él, hasta que haya algún cambio relacionado con tus finanzas, claro.

Más abajo te pongo una lista de posibles cambios ante los que deberías revisar, pero primero vamos a ver un ejemplo muy fácil.

Supongamos que cobras 1.000€ al mes, gastas 550€ en gastos necesarios, 250€ en ocio, 100€ en ahorro y 100€ en inversión. Tras un tiempo, tienes un aumento de sueldo y pasas a cobrar 1.200€ al mes. Muy buenas noticias. Ahora hay que pensar bien qué hacer con esa diferencia.

Una posible decisión puede ser sumar 50€ a lo que destinas a ocio. Ya que ha aumentado tu sueldo, está bien que una pequeña parte vaya a que disfrutes. Otros 50€ pueden sumarse al ahorro, para alcanzar antes tu objetivo de comprar un coche. Y los otros 100€ los destinas a inversión, doblando la cantidad. Esas serían buenas decisiones si tienes una visión a largo plazo.

El resultado sería, con los 1.200€ de ingreso mensual que tienes ahora: 550€ para gastos necesarios (misma cantidad que antes), 300€ para ocio (50€ más que antes), 150€ para ahorrar (50€ más que antes), y 200€ para invertir (100€ más que antes).

Lo que es más complicado es el caso contrario. Si tienes una disminución de ingresos, o un nuevo gasto importante como por ejemplo un hijo, tendrás que ajustar otras cosas. Puede que hayas estado ahorrando para los gastos de tu hijo, y entonces puedes recortar ese ahorro para gastar en ello. O que debas renunciar a parte de tu ocio para ello. Simplemente, revisa tus listas de gastos y piensa qué debes hacer, siguiendo de nuevo los pasos del 1 al 6 para ajustar bien tu sistema con tus nuevos números.

Sabiendo esto, voy a incluir aquí una lista de posibles cambios que conllevan una revisión de tu sistema:

  • Un aumento de ingresos.
  • Una disminución de ingresos.
  • El cumplimiento de un objetivo de ahorro.
  • La entrada de un nuevo objetivo de ahorro.
  • Un nuevo gasto necesario, por ejemplo:
    • Un hijo.
    • La necesidad de una medicina.
    • La necesidad de algún servicio como fisioterapia, etc.
  • La desaparición de un gasto necesario, como los del punto anterior, o la finalización del pago de una hipoteca.
  • Etc.

Estos cambios no suelen darse muy a menudo, pero aunque no sean muy grandes conviene revisar el sistema y ver que todo está bien así. Merece la pena ese esfuerzo a cambio de que todo funcione de forma automática y exactamente como tú has planeado.

CONCLUSIÓN

Automatizar tus finanzas es algo muy positivo. Primero, te obliga a ver cuáles son tus gastos y a tomar decisiones al respecto. Tendrás más controlado cuánto gastas en tus necesidades y en ocio. Lo que hago yo desde que tengo mi dinero organizado así, es gastar bastante más en las cosas que de verdad me gustan, y mucho menos en las cosas que no me importan tanto.

Además de eso, una vez automatizado todo, no tienes que preocuparte apenas. Sabes que estás ahorrando para tus objetivos e invirtiendo para el futuro. Y también sabes que todo el dinero que gastas en cervezas, en cenas y en viajes lo habías reservado para eso, porque utilizarás para ello la cuenta de ocio.

A lo mejor ya hacías algo parecido antes de leer este artículo. Sea así o no, espero que te sirva de ayuda o que saques alguna idea útil. Y si crees que tienes algo que aportar, o simplemente quieres compartir cómo gestionas tu dinero, deja un comentario y cuéntamelo.

Si después de todo esto te quedan dudas sobre alguna cosa, o quieres preguntar sobre otro tema diferente relacionado también con dinero, deja un comentario o contacta conmigo, e intentaré ayudarte en lo que pueda.


¿Te ha gustado?

Si es así, apúntate a mis Novedades. Te enviaré un email de vez en cuando (cada 3-6 meses más o menos) con nuevos artículos que haya escrito, y con novedades sobre mí y mis proyectos, si las hay. Apúntate gratis aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *