Los 4 pilares de la inversión, de William Bernstein

Puntuación: 7/10

Lee el libro en Amazon

Los 4 pilares de la inversión está escrito por un médico estadounidense, autodidacta de las finanzas. En el libro, explica en 4 pilares lo más importante a tener en cuenta a la hora de invertir. Válido para cualquier persona con un mínimo de conocimientos sobre finanzas, las ideas del libro harán que puedas invertir con conocimiento el resto de tu vida.


Mis notas-resumen del libro

El libro se divide en 4 pilares.

Pilar 1: la teoría de la inversión

Hay una relación inversa entre rentabilidad y riesgo. Cuanto mayor rentabilidad tiene una inversión, mayor riesgo conlleva.

Es imposible predecir lo que va a pasar. Si pudiera predecirse, entonces ya se sabría, y la reacción a esa predicción se incorporaría inmediatamente al precio actual de las acciones.

A la hora de valorar el riesgo, hay que tener en cuenta también el plazo. Algunas activos son volátiles, lo que provoca cambios grandes a corto plazo. Sin embargo, tienen un comportamiento más estable a largo plazo.

Pilar 2: la historia de la inversión

Históricamente, las acciones ofrecen una rentabilidad mucho mayor que la renta fija (bonos y pagarés). Es más, en muchos casos la renta fija ofrece rentabilidades similares a la inflación, haciendo su rentabilidad real prácticamente nula.

Las acciones a largo plazo tienen un riesgo muchísimo menor, hasta el punto en que la rentabilidad media anual en cualquier periodo de 30 años de la bolsa estadounidense durante el último siglo es mayor que la inflación.

En general, las acciones de empresas pequeñas ofrecen una rentabilidad mayor a largo plazo que las acciones de grandes empresas.

Existen dos tipos de empresas: las empresas de crecimiento (las cuales tienen unas finanzas sanas), y las empresas de valor (que tienen unas finanzas frágiles). Generalmente, las acciones de valor ofrecen una mayor rentabilidad a largo plazo.

Pilar 3: la psicología de la inversión

La gente quiere ganar dinero rápido. Esto no es una buena idea a la hora de invertir. Las inversiones buenas son aburridas, no son emocionantes, no es interesante contárselo a los amigos. Eso es lo que nos gustaría, pero no es así. Y son las inversiones que funcionan.

Por otra parte, al invertir en bolsa a largo plazo, es casi seguro que pasará alguna crisis importante. En ese momento los activos pueden perder un 50% de su valor. En ese momento no hay que flaquear y vender todo. Es lo que hace todo el mundo. Hay que verlo como un momento de rebajas y aprovechar para comprar más.

Pilar 4: el negocio de la inversión

La inversión activa, Wall Street, la City de Londres, ganan mucho dinero. Se dedican a gestionar fondos de inversión y otros tipos de activos. La realidad es que los gestores activos, incluso los mejores, no consiguen superar al propio mercado a largo plazo. En un plazo de 10 años, solo un pequeño porcentaje lo consigue. No se puede saber a priori cuáles superarán al mercado. Además, en los siguientes 10 años, serán otros totalmente distintos. Es decir, invertir en el propio mercado es la mejor decisión.

Los bancos intentarán venderte esto. Sus fondos de inversión gestionados de forma activa, con una alta comisión. Es un mal producto, no hay que caer en la trampa. Es un buen producto para el banco, que gana mucho dinero con las comisiones que cobra. La persona que te asesora en un banco no es tu amiga, no te fíes.

Juntando los 4 pilares: estrategias para la inversión

Generalmente, la mejor inversión (incluso para inversores expertos) es una combinación de acciones y bonos a largo plazo. El peso de las acciones/bonos se define teniendo en cuenta la edad del inversor y su aversión al riesgo. Cuanto más joven, más preferible tener un peso muy grande de acciones.

Lo mejor es diversificar en los mercados de todo el mundo. El peso de cada mercado en la cartera puede seguir el peso del propio mercado sobre el mercado global. Esto ajustaría la cartera a la realidad. Históricamente, el mercado mundial ha dado un 5% de rentabilidad sostenida, descontada ya la inflación.

Hay que planificar qué cantidades invertir. Lo óptimo es invertir periódicamente (al mes) una cantidad fija. La cantidad deberá ser suficiente para alcanzar los objetivos de jubilación.

Una vez puesto en marcha el sistema, hay que mantenerlo con la cartera equilibrada y con las aportaciones periódicas estrictas. Por lo demás, hay que olvidarse, aguantar impasible los vaivenes del mercado a corto plazo.


¿Te ha gustado?

Si es así, apúntate a mis Novedades. Te enviaré un email de vez en cuando (cada 3-6 meses más o menos) con nuevos artículos que haya escrito, y con novedades sobre mí y mis proyectos, si las hay. Apúntate gratis aquí:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *