Antifrágil, de Nassim Nicholas Taleb

Puntuación: 10/10

Lee el libro en Amazon

Antifrágil es el mejor libro que he leído. Describe diferentes ámbitos del mundo (trabajo, alimentación, medicina, economía…) desde una perspectiva totalmente nueva. Clasifica las cosas en 3 categorías: frágil (sale perjudicado de la incertidumbre y los cambios), robusto (la incertidumbre y los cambios no le afectan) o antifrágil (sale beneficiado de la incertidumbre y los cambios). Brillante, mi recomendación número 1.


Mis notas-resumen del libro

El libro se divide a su vez en 7 libros, así los llama el autor, que serían secciones. Cada libro o sección tiene varios capítulos. He organizado mis notas siguiendo ese mismo orden y comentando un poco cada capítulo.

Libro 1: introducción a lo antifrágil

Capítulo 1: entre Damocles e Hidra

Ninguna de las principales lenguas del mundo tiene una palabra que sea el antónimo de frágil. Suele considerarse que lo contrario de frágil es fuerte o robusto. Esto es erróneo. Algo frágil se ve negativamente afectado por ciertos estresores. Algo robusto no se ve afectado, ni de forma negativa ni positiva, por esos estresores. Pero lo contrario de frágil sería algo que se ve positivamente afectado por dichos estresores. Ante la falta de una palabra para esto, lo llamaremos antifrágil.

Con ayuda de la mitología podemos ver un ejemplo muy claro de esto. La tríada es el conjunto frágil/robusto/antifrágil en un ámbito dado. En mitología podríamos coger a Damocles como ejemplo de fragilidad. Es invitado por Dionisio II a un banquete, pero sin saberlo, sobre su cabeza cuelga una espada que pende de un pelo de caballo. Tarde o temprano, mientras disfruta de ese banquete, el pelo se romperá y la espada le cortará la cabeza, causando su muerte. Damocles es frágil.

El ejemplo mitológico de robustez sería el ave Fénix. A diferencia de Damocles, si el ave Fénix muere, resurge de sus propias cenizas, volviendo a su estado previo a la muerte. Es decir, el ave Fénix es robusta ante la muerte.

Por último, tenemos a la Hidra de Lerna. La Hidra es un ser mitológica en forma de serpiente, con múltiples cabezas. Si se le corta una cabeza, le nacen 2 nuevas cabezas en su lugar. Es decir, la Hidra se ve beneficiada de que le corten una de sus cabezas. Sería antifrágil ante ello.

Capítulo 2: sobrecompensación y sobrerreacción por todas partes

Hay un fenómeno llamado crecimiento postraumático, mucho menos común y conocido que el estrés postraumático. En algunas personas, un trauma genera una sobrerreacción que las hace más fuertes que antes de dicho trauma, es decir, serían antifrágiles ante ese tipo de traumas.

Nuestro cuerpo funciona de esta forma en muchos sentidos. Cuando hacemos pesas, si levantamos un peso mayor al que nunca antes hemos levantado, los músculos sobrerreaccionan a ello e intentan sobrecompensarlo creciendo hasta un punto superior al requerido para levantar ese peso. Es decir, prevén que la próxima vez, el peso a levantar puede ser mayor.

En este mismo sentido, la información es antifrágil. Si algún tipo de información, libro o similar intenta censurarse de alguna forma, este intento de censura termina beneficiándolo y generando un interés extra en el público. Esto afecta también al escritor o artista de cualquier tipo que haya creado esa información o arte. Si el artista o escritor se ve envuelto en algún tipo de escándalo, esto beneficiará a su creación. No pasa así con otros tipos de trabajos.

En el mundo laboral, los artistas son antifrágiles, como decíamos. Los trabajadores más modestos, que trabajan en la obra o en trabajos de no mucha responsabilidad, y que pueden vestir como quieran y opinar lo que quieran, son robustos. Los más frágiles son cargos intermedios o incluso altos cargos de empresas, la gente que siempre viste de traje y tiene una reputación. Si un profesional de este tipo se ve envuelto en un escándalo, es probable que su carrera actual se termine.

Capítulo 3: el gato y la lavadora

Lo orgánico es antifrágil y lo no orgánico es frágil. Por ejemplo, una lavadora se estropea con el tiempo y con el uso, y si no se la repara externamente, con mantenimiento o sustituyendo piezas, esto es inevitable.

Lo orgánico sin embargo, es capaz de mejorar y de recuperarse por sí solo. Los estresores externos lo hacen más fuerte. Por ejemplo, los músculos, cuando se ejercitan se hacen más fuertes. O los huesos, está demostrado que levantando objetos pesados los huesos mejoran. Lo que termina igualando lo orgánico y lo no orgánico en cuanto a fragilidad, es la muerte de lo orgánico.

Es por eso que los seres humanos necesitamos estresores externos para mejorar constantemente y mantenernos sanos. También para envejecer bien, mirando el largo plazo. La vida moderna nos lleva a hacer lo contrario. La turistización, o que todo esté planificado en la medida de lo posible, prácticamente elimina la incertidumbre y esto nos afecta negativamente.

Un turista tiene su viaje planificado y sabe qué va a hacer en cada momento. La comodidad es máxima, los estresores son mínimos. Un aventurero o flaneur va en busca de lo que el camino le traiga, busca la incertidumbre. Este tipo de viaje, o de actitud simplemente, es positivo para el ser humano ya que conlleva incertidumbre y estresores de diferentes tipos.

Capítulo 4: lo que me mata hace más fuertes a otros

Para que un sistema sea antifrágil, algunos de sus elementos (o todos) deben ser frágiles. Por ejemplo, los restaurantes de una ciudad. Para que haya un buen ecosistema de restaurantes, cada uno de ellos debe ser frágil y estar en riesgo de quiebra si no ofrece lo mejor a sus clientes.

Otro gran ejemplo es la evolución. Cada ser de una especie es frágil, pero la especie es antifrágil (hasta cierto punto) y se hace más fuerte según va evolucionando.

Las aerolíneas: cada accidente mejora la seguridad y salva más vidas en el futuro. Es antifrágil.

El sector financiero en occidente: los errores de un agente se propagan hacia el resto del sistema. Es un sistema frágil.

Libro 2: la modernidad y la negación de la antifragilidad

Capítulo 5: el zoco y el bloque de oficinas

Comparemos a dos trabajadores. Un empleado de banca cualificado, y un taxista. El primero es frágil, puede ser despedido por una crisis económica y si tiene más de 50 años, despedirse de su trabajo. El taxista es antifrágil, tendrá meses peores y mejores, pero son crisis pequeñas de las que aprende y sigue adelante.

Algo mismo pasa a nivel político. Todos los países importantes del mundo menos uno son como el empleado de banca, un poder central importante que hace al país entero vulnerable a sus errores. La excepción es Suiza, que carece prácticamente de gobierno central: Suiza es una confederación de municipios soberanos, es un país descentralizado. Es políticamente antifrágil.

Capítulo 6: la aleatoriedad (no mucha) me encanta

La aleatoriedad es positiva para la mayoría de las cosas. Es más, la falta de aleatoriedad causa fragilidad. Por ejemplo, al podar un árbol se fortalece. Las vacunas son inyecciones de un virus en una dosis controlada, para estar preparados contra dosis mayores.

Sin embargo, hoy en día hay dos ámbitos muy importantes en los que la aleatoriedad se intenta eliminar de forma artificial: la política y ni la economía. Esto genera una falsa estabilidad, que lleva a problemas mucho más graves. Esto es contraintuitivo, y por ello es improbable que la situación cambie.

Capítulo 7: la intervención ingenua

La iatrogenia es un daño en la salud causado por la intervención de un profesional de la medicina. Hay muchas estadísticas que demuestran que, en muchos ámbitos, las intervenciones de los médicos resultan perjudiciales para la salud.

Las consecuencias de ello no son graves a gran escala ya que están descentralizadas y se distribuyen entre individuos. Por desgracia, las intervenciones innecesarias o incluso perjudiciales se dan en otros ámbitos mucho más centralizados, donde hay concentraciones enormes de poder, como la economía y la política.

Así, personas como Alan Greenspan han hecho un daño enorme al mundo por culpa de sus intervenciones perjudiciales y por su enorme poder.

En general, el exceso de información (la norma hoy en día) suele provocar intervenciones innecesarias. El exceso de información nos hace ver problemas donde no los hay, o que no son graves, y se actúa cuando no se debería. Especialmente en política y economía. Los medios de comunicación tienen gran culpa de ello. La mayoría de días deberían publicar apenas un par de noticias cortas, y en días importantes deberían publicar noticias enormes de 300 páginas. Por desgracia, su objetivo no es informar sino ganar dinero, y ofrecen información todos los días, la haya o no.

Capítulo 8: la predicción como hija de la modernidad

La predicción es contraria a la antifragilidad. Deberíamos centrarnos en generar sistemas antifrágiles, no sistemas de predicción. Por ejemplo, es mejor tener un sistema bancario antifrágil (o al menos robusto) ante las crisis económicas, antes que un sistema frágil en el que se intente predecir el futuro. Está demostrado que no se puede predecir. Es más, las previsiones suelen generar consecuencias no deseadas, ya que hacen que la gente se arriesgue más siguiendo esas predicciones.

Libro 3: una visión no predictiva del mundo

Capítulo 9: Tony el gordo y los fragilistas

Las predicciones suelen acarrear malos resultados para quienes las hacen y para quienes les creen. Alguien que no cree en las predicciones y apuesta contra ellas suele salir bien parado, como pasó en la crisis económica de 2007-2008.

Capítulo 10: lo positivo y lo negativo de Séneca

Séneca fue uno de los máximos exponentes del estoicismo, una escuela filosófica antigua centrada en la sabiduría práctica. Séneca imaginaba constantemente que lo perdía todo, para estar preparado para si ello sucedía. Era el hombre más rico del Imperio Romano y, sin embargo, la pérdida de su riqueza no le habría afectado.

Capítulo 11: no hay que casarse con la estrella de rock

Para protegerse de los Cisnes Negros negativos y aprovechar los positivos, el método a seguir es el de la altera. Significa tener una combinación de ambos extremos, sin el punto intermedio. Por ejemplo, en finanzas, lo óptimo es tener el 90-95% del dinero invertido en activos que protejan de la inflación con el mínimo riesgo posible, y el resto en cosas que sean lo más arriesgado posible. De forma que si esa pequeña parte se pierde no sea algo muy grave, y al mismo tiempo exista la opción de tener beneficios muy grandes.

Libro 4: opcionalidad, tecnología e inteligencia de la antifragilidad

Capítulo 12: las uvas maduras de Tales

La opcionalidad es un concepto importante dentro de la antifragilidad. Una opción es algo que tiene un perjuicio limitado y un posible beneficio mucho mayor. La opcionalidad es aleatoriedad más racionalidad.

La naturaleza se basa en la opcionalidad para evolucionar. Los seres sufren muchas mutaciones, la mayoría de ellas generan un muy pequeño perjuicio, y unas pocas generan un beneficio enorme que hace que la especie evolucione, y mucho.

La ventaja de la opcionalidad es que no es necesario ser mínimamente inteligente para aplicarla. El ensayo y error, con la racionalidad que nos lleve a identificar los ensayos exitosos, son más que suficientes. De hecho, muy superiores a la inteligencia y/o el conocimiento.

Capítulo 13: enseñar a las aves cómo deben volar

La antifragilidad es superior a la inteligencia, pero algo de inteligencia es necesaria.

En la mayoría de ámbitos es la práctica la que trae los avances y el conocimiento, y no al revés. El problema es que estudiamos a quienes documentan ese conocimiento generado, obteniendo la impresión de que primero fue la idea y luego se llevó a la práctica.

Normalmente no es así. Si que hay casos y muy importantes, como la bomba atómica y la energía nuclear.

Como humanos tendemos a pensar que sin la educación formal no tendríamos aprendizaje ni conocimientos. Esto es falso igual que el caso anterior.

Capítulo 14: cuando dos cosas “no vienen a ser lo mismo”

Se asume que la riqueza en los países del primer mundo es consecuencia de un nivel elevado de educación. Sin embargo, viendo la cronología de los acontecimientos, es evidente que es al revés: en la mayoría de países que se hacen ricos el nivel de la educación aumenta. Esa es la causalidad, y no la contraria.

También se asume que un nivel alto de educación es positivo en todo ámbito laboral. Es cierto en algunos casos, y no en otros. Un ejemplo, en los años 90 se previó una guerra entre Irak y Kuwait tras una invasión del primero al segundo. La tensión fue en aumento y la guerra estalló. Muchos inversores pensaron que esto traería una subida importante del petróleo, inversores y empresas que analizaron todo lo analizable sobre Irak, Kuwait, y cualquier cosa relacionada. No se dieron cuenta de que, al ser esa guerra esperada desde meses atrás, el precio del petróleo ya había incorporado esa opción. ¿Qué pasó? Tras empezar la guerra, el precio del petróleo bajó a la mitad. Un inversor que simplemente pensó en que el precio ya llevaría incorporada la opción de la guerra, puso una posición en corto de $300.000. En poco tiempo ganó $18.000.000. Según está contado, se intuye que esa persona es el autor del libro.

Capítulo 15: la historia escrita por los perdedores

En la mayoría de ámbitos los descubrimientos y mejoras vienen de la práctica. Del ensayo y error. Del modelo de maestro y aprendiz. No de la teoría pura y dura.

Un gran ejemplo de esto es la cocina. Todas y las disciplinas tecnológicas se parecen mucho más a la cocina que a una ciencia. Los textos sobre tecnología recogen los descubrimientos empíricos, y no al revés.

Una gran excepción a esto es la física, donde la teoría juega un papel principal. La relatividad, la energía nuclear, el bosón de Higgs, nacieron sin apenas basarse en datos empíricos.

Los estudios estadísticos suelen incorporar siempre errores. Si el estudio se hace sobre algo frágil (el sistema bancario), no se tendrán en cuenta posibles Cisnes Negros negativos. Con lo cual, los resultados son optimistas. Si el estudio se hace sobre algo antifrágil (inversiones en empresas tecnológicas), no se tendrán en cuenta posible Cisnes Negros positivos. Con lo cual, los resultados son pesimistas.

Capítulo 16: una lección de desorden

La educación autodidacta es muy superior a la formal. Se basa en la curiosidad, no se ajusta a las normas establecidas. No es aburrida como lo es la educación formal. El éxito viene de lo autodidacta.

Capítulo 17: Tony el gordo debate con Sócrates

En la vida real no nos fijamos simplemente en las probabilidades, en verdadero/falso. Nos fijamos en la fragilidad. En las consecuencias. Por ejemplo, la probabilidad de que un terrorista vaya a subir a un avión es remotamente baja. Sin embargo, el 100% de los pasajeros pasa por uno o varios controles exhaustivos de seguridad en cada viaje. ¿Por qué? Porque las consecuencias de que un terrorista entre armado en un avión son catastróficas. Que la probabilidad sea bajísima es prácticamente irrelevante.

Libro 5: lo no lineal y lo no lineal

Capítulo 18: sobre la diferencia entre una piedra grande y mil piedras pequeñas

Las cosas frágiles y antifrágiles tienen respuestas no lineales a la volatilidad.

Por ejemplo, una taza de porcelana es frágil. No es lo mismo dejarla caer desde 1 cm de altura 100 veces, que desde 1 metro una vez. En el primer caso no pasará nada, en el segundo se romperá.

Un coche sufre mucho más daño estrellándose a 50 Km/h contra un muro, que estrellándose 50 veces contra ese mismo muro a 1 Km/h. Hay muchos más ejemplos así.

Lo mismo pasa con cosas no físicas. Un proyecto grande es mucho más frágil que uno pequeño, de una forma no lineal. Si un proyecto de 1 M€ tiene un sobrecoste medio de 100 K€, un proyecto de 100 M€ tendrá (por ejemplo) un sobrecoste medio de 30M€ (el triple, proporcionalmente). El hecho de que el proyecto sea más grande aumenta su riesgo de forma no lineal.

Capítulo 19: la piedra filosofal y su inversa

La forma de detectar posibles riesgos en un ámbito es la siguiente. Aumentamos la volatilidad en incrementos constantes. Si las consecuencias negativas aumentan de forma no lineal con los incrementos constantes, ahí hay un riesgo. Por ejemplo, en una zona dada y a una hora concreta, si aumentamos el tráfico en 1.000 vehículos y esto genera un retraso medio de 5 minutos a cada vehículo, y si aumentamos el tráfico en otros 1.000 vehículos más y esto genera un retraso adicional medio de 20 minutos a cada vehículo, hemos detectado el riesgo.

Un ejemplo matemático de convexidad (antifrágil) es la función cuadrática. El ejemplo de concavidad (frágil) es la función de raíz cuadrada.

Libro 6: vía negativa

Capítulo 20: el tiempo y la fragilidad

El tiempo es el máximo exponente de volatilidad. Elimina lo frágil (personas, animales) y hace que perdure lo antifrágil (especies, información).

Con las cosas frágiles (personas), un elemento más joven tiene una esperanza de vida mayor que uno viejo. Con las cosas antifrágiles (información, tecnologías) es al revés. Lo que lleva existiendo más tiempo, es más probable que dure más en el futuro también.

Por esa misma razón la neomanía no es algo positivo. Los avances tecnológicos están bien, pero la obsesión por lo nuevo y lo moderno no necesariamente. Las ciudades planificadas de arriba abajo, los edificios modernos totalmente regulares, muchos de ellos pierden ese componente de creatividad y espontaneidad que, aunque muchos no seamos conscientes, nos gusta y nos atrae.

Capítulo 21: medicina, convexidad y opacidad

Cuando se crean nuevos fármacos o sustancias (grasas trans) hay que ponerlos en duda. El hecho de que no conozcamos ningún posible perjuicio no significa que no sean peligrosos o muy peligrosos.

Este tipo de cosas deberían utilizarse sólo en casos extremos, con pacientes muy enfermos. En esos casos la posible pérdida está controlada y el potencial beneficio es enorme. En personas sanas no deberían aplicarse, es mejor la vía negativa. También en medicina y nutrición.

La cirugía es un poco diferente. Históricamente se intervenía cuando era estrictamente necesario, ya que no había anestesia. Hoy en día con las anestesias, se hacen muchas intervenciones innecesarias e incluso perjudiciales. Por no mencionar los posibles efectos negativos de las anestesias en sí. Pero, en general, se aplican intervenciones cuando se trata de casos graves, conque los resultados son más favorables que con los fármacos.

En general, podemos considerar que todo lo que haga la naturaleza es beneficioso salvo que se demuestre lo contrario. Y todo lo artificial, lo hecho por el hombre, es perjudicial hasta que se demuestre lo contrario.

Capítulo 22: una vida larga, pero no demasiado

La sustracción, es decir, la vía negativa, es la mejor herramienta para mejorar la salud y la esperanza de vida. Limitar o eliminar las intervenciones quirúrgicas o médicas a las más urgentes o graves, mejoraría las estadísticas. La mayor demostración de vía negativa es que, en los últimos 60 años, lo mejor que se ha hecho por la salud y la esperanza de vida de la gente en el mundo desarrollado es incentivar a dejar de fumar. Mucho mejor que todos los tratamientos y operaciones para el cáncer, y otros muchos ejemplos.

Se puede aplicar lo mismo a la dieta. Hay muchas cosas perjudiciales, como cualquier comida industrial, el trigo, los lácteos (depende de la persona y de la zona del mundo), los refrescos en general, el zumo de naranja… Básicamente, una buena norma es no comer ni beber nada que no existiese hace mil o dos mil años. Beber solamente agua, vino, café y té. Lo mismo para la comida.

En cuanto al dinero, pasa algo parecido. Muchas de las comodidades que trae el dinero son perjudiciales, como los ascensores, los suelos lisos, la falta de esfuerzo físico, y otras muchas cosas de la vida moderna.

Siguiendo con la dieta, un estresor que se ha demostrado muy beneficioso en dosis controladas es el ayuno, total o de ciertos alimentos.

Libro 7: la ética de la fragilidad y la antifragilidad

Capítulo 23: el “jugarse algo propio” frente a la antifragilidad y la opcionalidad a costa de otros

La vida moderna ha traído que algunos agentes tengan opcionalidad a costa de la fragilidad de otros. Por ejemplo, burócratas, funcionarios, políticos en general, la mayoría de periodistas, las empresas farmacéuticas, etc.

Un buen ejemplo de esto son las opiniones. Periodistas y opinadores profesionales pueden decir cosas que contribuyan a consecuencias graves (provocar una guerra como la de Irak), y no pagarán consecuencia alguna. Es más, se beneficiarán de ello porque podrán seguir opinando. Esto es muy grave. Deberíamos actuar según nuestras opiniones, siempre.

Las empresas gestionadas por quienes no son sus dueños (ejecutivos, directivos, etc.) son frágiles a largo plazo. Esos ejecutivos y directivos tienen opciones positivas sin nada que perder. No se juegan nada propio, y sus decisiones tienen consecuencias importantes, tanto si son buenas como si son malas.

En general, cualquier sistema que tenga mucha gente trabajando sin jugarse nada propio (burócratas del estado, burócratas de grandes empresas, ejecutivos y directivos de grandes empresas, periodistas, muchos académicos, etc.) contiene incentivos perversos que son un mal incurable.

Capítulo 24: ética a medida de una profesión

Lo correcto es no tener una profesión que no concuerde con tu ética y tus creencias. Es decir, que la ética sea primero, y tu profesión dependa de ello.

Hay personas que lo hacen al revés. Un presidente de una tabacalera justificará el consumo de tabaco como sea. La realidad es que el tabaco provoca la muerte prematura de millones de personas.

Conclusión

Todo se beneficia o sale perjudicado de la volatilidad. La fragilidad es lo que sale perdiendo con la volatilidad y la incertidumbre.


¿Te ha gustado?

Si es así, apúntate a mis Novedades. Te enviaré un email de vez en cuando (cada 3-6 meses más o menos) con nuevos artículos que haya escrito, y con novedades sobre mí y mis proyectos, si las hay. Apúntate gratis aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *