Internet: un gran medio para emprender

Antes de Internet

Año 1990. Quieres vender camisetas diseñadas por ti mismo. A la gente le gustan y sabes que si te lo montas bien, el negocio puede funcionar. ¿Qué tienes que hacer?

Para empezar, necesitas montar una tienda. Tienes que elegir un local ubicado en un lugar donde pasen bastantes personas al día, alquilarlo, y remodelarlo para lo que tú quieres. Esto es una inversión inicial importante.

A continuación debes producir camisetas de diferentes modelos y tallas, sin previsiones muy claras de cómo van a ir tus ventas.

Otro paso importante es la promoción. Tienes que poner publicidad ya sea en alguna revista relacionada, en algún periódico o en los medios con los que creas que puedes alcanzar a más gente que puedan ser potenciales clientes en tu tienda. Esto tiene también su coste. Puedes también vender a distancia, poniendo un número de teléfono en tus anuncios para que puedan contactar contigo.

Después de Internet

Año 2015. Quieres vender camisetas diseñadas por ti mismo. A la gente le gustan y sabes que si te lo montas bien, el negocio puede funcionar. ¿Qué tienes que hacer?

El ejemplo explicado anteriormente todavía es válido, pero Internet ofrece diversas oportunidades que es aconsejable aprovechar.

Para empezar, necesitas montar una tienda. Pero puede ser una tienda online en lugar de una tienda física. Esto supone un enorme ahorro de dinero, ya que una tienda online la puedes tener, con todo tipo de funcionalidades, por menos (o mucho menos) de 100 € al mes. Y aunque montes también una tienda física, tener una página web a la vez incrementa el alcance de tu negocio.

A continuación debes producir camisetas de diferentes modelos y tallas, igual que hubieras hecho en el año 1990, pero ahora puedes hacer primero una previsión de ventas gracias a tu tienda online. Puedes montar la tienda online como si ya tuvieras camisetas en stock, y recoger las estadísticas de cuántas veces se ha pulsado el botón de comprar cada modelo y cada talla de camiseta durante el periodo que elijas. De esta forma, puedes hacerte una idea aproximada de qué necesitas tener en stock. Esto es, también, compatible con la tienda física.

Por último, de nuevo la promoción. En lugar de tener que anunciarte en revistas o similares, puedes promocionarte utilizando diferentes herramientas disponibles online. La que primero viene a la mente es la de las redes sociales. Puedes crear una página de Facebook, un perfil de Twitter, un perfil de Linkedin, etcétera, para tu tienda y publicar ofertas (o seguir la estrategia que quieras). Otra opción son los anuncios pagados, por ejemplo en Google (Google Adwords) o en Facebook. Esto es más barato que la publicidad clásica, y en el caso de las redes sociales es gratuito.

Ventajas de aprovechar Internet para emprender

El ejemplo anterior es bastante simple y no he entrado en muchos detalles importantes, pero sirve para hacerse una idea general de lo que puede aportar Internet a la hora de abrir una tienda.

En general, estas son algunas de las ventajas más obvias de utilizar diferentes herramientas online a la hora de empezar un negocio, vender un servicio como autónomo, o cualquier otra cosa:

  • Una tienda online llega a todo el mundo. Una tienda física llega únicamente a la gente que pasa por delante. Eso sí, la tienda física es visible desde que se abre, y una tienda online puede ser invisible si no se promociona adecuadamente.
  • Una tienda online es mucho más barata que una tienda física.
  • La promoción online es más barata que la publicidad o los anuncios clásicos, y además puede llegar a mucha más gente.
  • Las redes sociales son una gran herramienta de promoción gratuita.

Esas son algunas ventajas, y además pueden aprovecharse en combinación con anuncios clásicos, una tienda física o cualquier otra cosa, no pone límites en este aspecto. Es un complemento perfecto para las actividades clásicas, no tiene por qué sustituirlas necesariamente.

Emprender exclusivamente en Internet

Otra opción es empezar un negocio, proyecto o similar, exclusivamente en internet. Sin tiendas, sin anuncios, sin producción de nada físico ni gestionar envíos por correo físico. Algo puramente digital.

Esto tiene la ventaja de tener costes iniciales muy bajos en general, incluso prácticamente nulos. Aquí expongo de forma breve algunos ejemplos:

  • Vender libros electrónicos. Por ejemplo a través de Amazon. Puedes escribirlo en tu ordenador, ponerlo en Amazon y dejar que sean ellos quienes lo vendan, quedándote con tu parte.
  • Google Adsense. Es el servicio de anuncios de Google. Puedes crear una página web sobre algún tema interesante que la gente lea, y poner anuncios en tu página con los cuales ganes dinero.
  • Afiliación. Puedes crear una página web sobre, por ejemplo, ratones de ordenador (lo primero que se me ha ocurrido), y poner información sobre diferentes modelos, marcas, etcétera. En ella, incluyes también enlaces a páginas de venta de esos productos, que te pagan una comisión por proporcionarles más clientes.
  • Cursos online. Puedes crear un curso sobre lo que sea que domines, y venderlo en internet.

Estas opciones suenan bien, pero ganar dinero con ellas es bastante complicado. La competencia en Internet es muy grande y no es nada sencillo destacar. ¿Quién pagaría por tu libro? ¿Quién visitaría tu página web? ¿Quién pagaría por tu curso? Sin embargo ahí están, y el coste inicial de esos proyectos es bajo en comparación con otras opciones. Es su gran ventaja.

Conclusión

A la hora de emprender, Internet puede ofrecer grandes ventajas, y puede aprovecharse en la medida que cada uno quiera. En mi opinión, si tienes cualquier proyecto entre manos, estar en Internet es tan ventajoso que diría que es imprescindible a día de hoy. Las grandes empresas están online, tienen páginas web y blogs donde publican artículos, ofertas, y todo tipo de información. Tienen perfiles en las redes sociales, hablan con sus clientes. La era digital ha cambiado de arriba abajo la forma de comprar y vender.

Y sobre todo, gracias a Internet hoy en día emprender cualquier proyecto está al alcance de más gente que nunca. Se pueden hacer muchas cosas con costes iniciales muy bajos, y eso hace que prácticamente cualquiera pueda entrar en juego. Para poder jugar el dinero ha pasado a ser menos importante, y las ganas, las ideas y el esfuerzo han cobrado más peso.

Hay que aprovechar esta época tan emocionante en la que vivimos, la era digital.


¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo! Si tienes cualquier pregunta o duda acerca del post, escribe un comentario y te contestaré lo antes posible. Si quieres saber más o quieres sugerirme que escriba un post sobre cualquier tema relacionado, puedes hacerlo dejando un comentario o contactarme en mi correo electrónico: contacto@egoitzalonso.com. ¡Gracias por leer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies