Cuba, paraíso en el Caribe

En febrero de 2011, con un buen montón de compañeros de universidad (más de 100), fui a Cuba 15 días, de “viaje de estudios”. Es curioso que se llame así, cuando lo más parecido que hicimos a estudiar fue, no sé, ¿jugar a las cartas? Fue un viaje inolvidable en un sitio increíble. Animo a todo el que pase por la universidad, a que si tiene la opción haga un viaje de este estilo. Que se olvide durante un par de semanas de los estudios, y disfrute de lo que después será uno de los mejores recuerdos de su etapa universitaria.

Hasta aquél viaje, yo no tenía demasiado interés en visitar lugares como América del Sur, Centroamérica, África o Asia. Puede parecer atrevido descartar sitios tan grandes, de los que no conozco ni un 1% de las ciudades, pueblos y destinos interesantes. Era más que nada un tema cultural, pensaba que solamente me interesaban los sitios cuya cultura es similar a la mía. Yo prácticamente no había salido de España, Francia y Reino Unido.

Pero en ese viaje a Cuba cambié totalmente de opinión. Conocer un sitio tan diferente, con una gente tan diferente y una vida tan diferente, me gustó muchísimo más que cualquiera de los otros sitios que había conocido anteriormente. Es cierto, es cierto, admito que en ninguna de las noches faltó la fiesta. Pero entre fiesta y fiesta aprovechábamos el tiempo al máximo para visitar todos los sitios que podíamos, y hablar con la mayor cantidad posible de gente. Ya habría tiempo de dormir cuando se terminase el viaje.

Estuvimos una semana en La Habana, capital de Cuba, y otra semana en Varadero, zona de hoteles en plena playa donde los objetivos son comer, beber y relajarse. Personalmente, el tiempo en La Habana es el que más disfruté. Es una ciudad con mucha personalidad. Puede verse en las calles la situación que vivía el país, y que sigue viviendo hoy en día a pesar de que las cosas vayan poco a poco mejorando. El alumbrado público brilla por su ausencia, la mayoría de los edificios están en bastante mal estado. Puede decirse que cada familia se encarga de mantener su casa lo mejor que puede. La parte positiva de esto, si es que puede considerarse tal, es que la ciudad tiene una gran personalidad.

Es difícil definir a la gente cubana. Hay que tener en cuenta que los turistas en este país están por encima de los propios ciudadanos. Si hay cualquier trifulca, la policía probablemente jugará a favor del turista. Los cubanos hablan sin problemas con los turistas, aunque con cierto respeto. Por eso, no es fácil saber hasta qué punto la gente se está abriendo de verdad, o se relaciona contigo con reservas. En cualquier caso, todos los cubanos con los que yo hablé fueron muy amables. Contestaban sin problemas cualquier pregunta sobre su vida y sobre su país, y mostraban mucha curiosidad en nosotros y en nuestro país.

Algo muy curioso es que todos los cubanos piensan que los turistas somos unos ricachones de la vida. Siempre les decíamos que no, que éramos estudiantes y que no nos sobraba el dinero ni mucho menos. Que el viaje nos salió relativamente barato gracias a que éramos un grupo de más de 100 personas viajando juntas. Aprovechaban siempre para pedirte que les regalases tu gorra, tu camiseta o que les dieses algo de dinero. En alguna ocasión podía llegar a ser molesto, pero esto era la excepción.

La Habana

Como ya he dicho, es la capital del país y una ciudad increíble. Es famoso su malecón, un paseo enorme a la orilla del Atlántico, junto a una carretera muy ancha donde cualquier amante de los coches podría pasarse horas y horas viendo las antigüedades que circulan sin parar.

IMG_2335
Vistas del malecón y del atardecer.

Abundan los pequeños bares donde se pueden beber mojitos, piñas coladas y demás combinados con ron, todo buenísimo. El bar más famoso es La Bodeguita del Medio, en cuya fachada los visitantes pueden dejar sus mensajes y sus firmas.

Otro punto conocido es la plaza de la revolución, donde pueden verse las fachadas con las figuras del Che Guevara, Fidel Castro y Camilo Cienfuegos, máximos representantes de la revolución cubana.

IMGP0026
Plaza de la revolución.

Otro sitio espectacular es El Morro, un fuerte armado de cañones hasta los dientes, ubicado junto al mar y que antiguamente daba buena cuenta de cualquier barco que no fuera bienvenido. Ahora es un enorme museo al aire libre, donde hay muy buenas vistas de la ciudad. Pueden verse los viejos cañones y las ruinas que quedan de lo que antiguamente fue el fuerte.

P1120229
En un cañón de El Morro.

Varadero

Esta es otra cara totalmente diferente de Cuba. De un tiempo a esta parte el país ha empezado a explotar sus playas paradisíacas y su buen clima para obtener beneficios del turismo. Y Varadero es un claro ejemplo de ello. Se trata de una pequeña península, muy estrecha y alargada, con una playa larguísima que la recorre entera, bañada en el Atlántico. La península está llena de hoteles en plena playa, donde se puede disfrutar del relax y del privilegiado paisaje. Los días vividos aquí estuvieron bien, pero La Habana fue mucho más interesante ya que podía verse la verdadera cara del país.

P1120825
Vistas desde la habitación del hotel en Varadero.

Uno de los días, cogimos unos coches y recorrimos los apenas 100 kilómetros que separan el norte del país con el sur. Queríamos bañarnos en el mar Caribe. Se notaba el agua más templada, y también estaba todo mucho más virgen, sin explotar. Sin duda, mucho más bonito. Fue una gran decisión escaparnos al Caribe por un día.

P1120773
En una playa del Caribe.

Otro día hicimos una excursión en catamarán a Cayo Blanco, una pequeña isla donde comimos langosta y disfrutamos de la playa. También hicimos buceo, entre comillas porque era poco profundo y no necesitábamos oxígeno, pero el fondo marino es muy bonito. Y visitamos una plataforma con delfines, un día muy completo.

Sin duda, un país muy interesante y que es muy probable que cambie drásticamente si se da un cambio político. Merece totalmente la pena visitarlo tal y como es ahora. Después de este viaje, tengo ganas de visitar muchos más países de diferente cultura a la mía, como Argentina, México, Tailandia, Vietnam, China, Japón… Viendo que Cuba me encantó, quiero ver más sitios desconocidos. Cuando lo haga os lo contaré aquí.


¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo! Si tienes cualquier pregunta o duda acerca del post, escribe un comentario y te contestaré lo antes posible. Si quieres saber más o quieres sugerirme que escriba un post sobre cualquier tema relacionado, puedes hacerlo dejando un comentario o contactarme en mi correo electrónico: contacto@egoitzalonso.com. ¡Gracias por leer!

2 comentarios sobre “Cuba, paraíso en el Caribe

  • el 08/04/2015 a las 08:27
    Permalink

    Vaya viajazo… De los mejores que hemos hecho!

    Tu entrada me da uns nostalgia brutal, hasta volvería a San Mamés por reoetir este viaje… Bueno, no, pero casi!

    Un saludo, gran entrada!

  • el 10/04/2015 a las 15:10
    Permalink

    Fue un viajazo sí, he tenido que rebuscar entre miles de fotos para escoger las pocas que he incluido… Y mientras las iba viendo me he ido acordando de muchas cosas del viaje también.

    Eso sí, lo que dices de volver a la uni para repetir el viaje… Creo que mejor repetirlo pero saltándonos lo de la uni, jejeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies