Aumenta tus probabilidades de encontrar trabajo

DSCN1155

En el río Hudson con Manhattan a la espalda.

No nos engañemos, las cosas ahora mismo están jodidas. No me gustan las excusas ni las quejas, los tiros no van por ahí. Yo solo digo lo que veo a mi alrededor. Tengo unos pocos amigos que no consiguen encontrar trabajo. Puede que en algún caso no se esfuercen lo suficiente para buscarlo. Pero hay un factor de suerte, de azar, que está ahí. Cuanto más te esfuerces, menos expuesto estarás a este factor azar. Sin embargo, es imposible eliminarlo por completo.

Podrás pensar que esto son malas noticias. Al contrario. Es cuestión de mirarlo desde la perspectiva adecuada. Sabes que por mucho que te esfuerces, que encuentres trabajo no depende al 100% de ti. Pero sabes también que cuanto más te esfuerces, más probabilidades tendrás de conseguirlo. Yo me quedo con esto, y tengo la filosofía de hacer todo lo posible para así aumentar mis opciones. Al fin y al cabo no puedes controlar el azar, ni la situación de dificultad que vivimos actualmente. Céntrate en lo que está en tu mano y hazlo lo mejor que puedas. Sin excusas. Sin quejas.

Cómo aumentar tus probabilidades

Voy a partir de la base de que necesitas un trabajo. No estás para ponerte tiquismiquis, necesitas un trabajo para tener ingresos. Así de sencillo. A partir de ahí, prefieres un trabajo que se ajuste a lo que te gustaría hacer. Que tenga un horario que se ajuste bien a ti. Que te paguen lo máximo posible. Que esté en el sitio que tú quieres. Todo esto es también muy importante, pero vamos a suponer que necesitas un trabajo urgentemente, por así decirlo. Por dinero, sí, sin rodeos.

Yo me lo planteé de esta forma cuando terminé de estudiar el pasado septiembre y empecé a buscar trabajo. No estaba desesperado por tener ingresos, de modo que busqué un trabajo de ingeniero. Si hubiese estado en una situación peor, a lo mejor habría intentado encontrar trabajo también de camarero, de dependiente de McDonald’s, de basurero o de lo que sea, cualquier trabajo es digno. Pero no era el caso, sabía que iba a ceñir mi búsqueda al campo de la ingeniería de telecomunicación. Es lo mío y de lo que quiero trabajar.

Dentro de esto, tenía mis preferencias. Pero no me preocupé demasiado por ellas. Lo que hice fue buscar todas las empresas que pude, cuantas más mejor, en las que yo pudiera encajar como ingeniero. Y que estuviesen en los alrededores de Bilbao. Para mí en un principio era importante seguir viviendo aquí, donde tengo toda mi vida. Si hubiese pasado el tiempo y hubiese seguido sin trabajo, me habría planteado aumentar mi radio de búsqueda, pero de entrada no lo hice. Por suerte encontré trabajo relativamente rápido.

Después de haber buscado todas las empresas que pude, cogí la lista y fui entrando en todas sus páginas web, una por una. Si al entrar en una página web veía que yo no encajaba por ningún lado y bajo ningún concepto, o no me gustaba lo más mínimo lo que veía, quitaba esa empresa de la lista. Si tenía cualquier mínima duda al respecto, para mí era suficiente para mantenerla en la lista.

176 empresas

Al haber terminado de informarme sobre todas las empresas que había encontrado, mi lista se había reducido un poco, pero seguía siendo enorme. En concreto, utilicé una lista de 176 empresas. Sí, son muchas. Muchísimas. Envié mi currículum a todas y cada una de ellas. 176 currículums. Disparé a todo lo que se movía. Así es como me aseguré de que mis probabilidades de que me contestasen o que me ofreciesen entrevistas aumentaran. Por fuerza bruta, así de sencillo.

Es importante redactar un buen currículum. Es importante buscar trabajo por diferentes medios. Pero una de las claves para que yo encontrase trabajo tan rápido fue que envié mi currículum a 176 empresas. Lo tengo claro. Si hubiese sido exigente y hubiese seleccionado solo las que me gustasen mucho, y en vez de 176 hubiese enviado el currículum a 20 por ejemplo, estoy totalmente seguro de que habría tardado más en encontrar trabajo.

Es cuestión de matemáticas

Tras mi búsqueda de trabajo de unas tres semanas, me seleccionaron para empezar a trabajar en Ericsson una semana después. El fruto de mi búsqueda fue el interés de 8 empresas diferentes. En algunas de ellas rechacé la entrevista porque ya tenía el trabajo en Ericsson y lo prefería. Hice otras 3 entrevistas, en 2 de las cuales decliné la opción de entrar en el proceso de selección. En la otra no volvieron a llamarme.

8 empresas interesadas en mí, de un total de 176 empresas. O lo que es lo mismo, un 4’55% de las empresas a las que envié el currículum se interesaron en mí. Un porcentaje bastante bajo, en mi opinión. Este porcentaje es un caso muy concreto y no es ni mucho menos suficiente como para sacar conclusiones. Pero es el porcentaje que puedo aportar de mi experiencia. En otros sectores, teniendo más experiencia, en otros lugares, los porcentajes pueden ser diferentes. Probablemente lo sean. Pero yo saco conclusiones de lo que a mí me ha tocado vivir.

Viendo que solamente un 4’55% de las empresas ha mostrado algún interés por mí, creo que fue una decisión acertadísima enviar mi currículum a muchas, muchísimas empresas. Teniendo en cuenta ese dato, si lo hubiera enviado a 20 empresas por ejemplo, solamente una se habría interesado por mi. Para luego ofrecerme un trabajo, o entrar en un proceso de selección, o nada. Gracias a mi estrategia de la fuerza bruta, ese pequeño porcentaje fue suficiente.

Hora de ser más exigente

La verdad es que estoy contento en mi trabajo. Hay cosas que podrían ir mejor, pero mi horario me parece bueno, tengo buenos compañeros y me dedico a algo que me interesa. En resumen, estoy a gusto.

Sin embargo, podría no estar a gusto y pensar en querer mejorar. Si ese fuese el caso, habría seguido buscando trabajo hasta encontrar uno que me gustase más. Pero teniendo ya el trabajo de Ericsson. Se trata de tener tanto pájaro en mano, como ciento volando. Una vez habiendo conseguido un trabajo, y solucionada la situación de la falta de ingresos, es el momento de intentar mejorar.

En definitiva, este es mi consejo

Si no tienes trabajo, ni ingresos, y quieres tenerlos, no seas muy exigente al principio. Utiliza mi estrategia de la fuerza bruta y dispara a todo lo que se mueve. De esta forma, encontrarás un trabajo mucho más rápido. Aumentan tus probabilidades. Si eres demasiado exigente desde el principio, pueden pasar los meses y que sigas sin encontrar nada. Sin hacer casi entrevistas. Sin que nadie te conteste. Esto te desanimará, te dejará sin confianza en ti mismo y lo pasarás mal.

Eso sí, haciendo esto puede que no te guste demasiado el trabajo que encuentres. No importa, hay que resistir (salvo algún caso en que las condiciones sean malísimas por alguna razón, claro). Consigue un trabajo, esto te dará ingresos, experiencia y confianza. Y sigue buscando. No te conformes nunca. Sigue disparando a trabajos que sabes que te gustan más. Puede que tardes unos meses, o unos pocos años en encontrar algo mejor, algo que te gusta. Pero, ¿cuál es la alternativa? Pasar esos varios meses o pocos años sin ingresos, posiblemente. ¿Merece la pena? Bajo mi punto de vista, no.

De modo que si estás parado, mueve el culo. Empieza a buscar y a disparar. Llama a amigos, conocidos, excompañeros de estudios, ex profesores, y pásales tu currículum para que lo entreguen en la empresa en que trabajan. Yo lo he hecho. Sí, le pasé mi currículum a un ex profesor que trabaja en una empresa, para que lo entregase. No me hizo ni caso, pero yo lo intenté. Este es el mensaje, inténtalo. Busca todo lo que puedas… Y encontrarás. ¡No te desanimes!

P.D.: otra opción es no buscar trabajo. Emprender y/o trabajar por cuenta ajena. Es decir, buscar clientes en lugar de empleo. Es una alternativa más arriesgada, más insegura, más compleja, pero en muchos casos puede ser mejor. El mundo es de los valientes. Pero yo sé que la mayoría de la gente busca un empleo, y este post está pensado para toda esa gente. Si te gusta más la idea de emprender o trabajar por tu cuenta, entonces atento a mi blog, porque habrá cosas sobre esto. 😉


¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo! Si tienes cualquier pregunta o duda acerca del post, escribe un comentario y te contestaré lo antes posible. Si quieres saber más o quieres sugerirme que escriba un post sobre cualquier tema relacionado, puedes hacerlo dejando un comentario o contactarme en mi correo electrónico: contacto@egoitzalonso.com. ¡Gracias por leer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies