Activos y pasivos

Hasta hace aproximadamente un año, yo no tenía ni la más mínima idea sobre finanzas. Pensaba que era algo aburrido, poco interesante, que a la gente de a pie no le incumbe y que es solamente cosa de bancos, empresas y ricachones. Durante este tiempo he leído y aprendido mucho al respecto, y puedo decir que lo que pensaba antes sobre las finanzas no podía estar más alejado de la realidad.

Robert Kiyosaki

Un muy buen día, husmeando por internet, encontré a un hombre llamado Robert Kiyosaki. Es un empresario hawaiano que, tras varios fracasos y ruinas económicas, tuvo mucho éxito con una empresa y acabó vendiéndola años después, y retirándose. Desde entonces se dedica a educar a la gente en temas de gestión del dinero.

Gran parte de la culpa de todo lo que he aprendido sobre finanzas la tiene este hombre. Ahora es un tema que me gusta, sobre el que sigo aprendiendo y leyendo y sobre el que opino que todo el mundo debería saber al menos algunas cosas básicas. A la mayoría de la gente le cuesta mucho conseguir su dinero, y sin embargo no se esfuerza por gestionarlo correctamente. Una buena gestión puede marcar una gran diferencia en sus carteras.

En este post me voy a centrar en una de las ideas más básicas de las finanzas, los activos y pasivos. Saber diferenciar los activos y pasivos de cada uno es el primer paso para tener controladas tus finanzas personales. Si no tienes ni idea sobre esto, sigue leyendo.

Tu coche NO es un activo

En dos o tres ocasiones he preguntado a algún amigo o conocido, al estar hablando sobre temas relacionados: “¿cuáles son tus activos?”. La gente a la que se lo he preguntado son gente joven como yo, y ninguno tiene piso propio. Sus respuestas fueron, por ejemplo: “solo tengo un activo, es mi coche”. En esas situaciones, siempre me acuerdo de Robert Kiyosaki. Antes de aprender todo lo que sé ahora sobre el tema, esa respuesta me habría parecido de lo más normal. Ahora sé que es un error.

Tu coche, tu casa, tu plaza de garaje, tu ropa, tu ordenador… No son activos. Son cosas útiles y algunas necesarias, pero no activos. ¿Por qué? Porque un activo es una posesión que pone dinero en tu bolsillo. ¿Tu casa (en la que vives) pone dinero en tu bolsillo cada mes? ¿Y tu coche? ¿Y tu plaza de garaje? ¿Y tu ordenador? No lo creo. Es por ello que todas estas cosas son pasivos.

Un pasivo es una posesión que saca dinero de tu bolsillo. Si tienes una casa en propiedad y vives en ella, es un pasivo, porque te supone diversos gastos como el seguro de hogar, la cuota de la comunidad, posibles obras de reparación o remodelación que tengas que hacer… Lo mismo con tu coche y el resto de cosas.

Pero cuidado, porque esto no significa que en general las casas, los coches y las plazas de garaje sean pasivos necesariamente. La casa en la que tú vives sí que es un pasivo, porque te supone ciertos gastos. La plaza de garaje que tú utilizas también es un pasivo, por la misma razón. Pero, ¿y si tienes una casa en propiedad y la alquilas a otra persona? Si los ingresos del alquiler superan todos los gastos asociados a dicha casa, esta casa pone dinero en tu bolsillo, luego es un activo. Sabiendo esto, te explico a continuación el concepto que define si tus posesiones son activos o pasivos.

Flujo de caja

El flujo de caja es el beneficio o pérdida final asociada a una posesión, negocio o a algo concreto. Simplemente:

Flujo de caja = Ingresos totales – Gastos totales

Para saber si cada una de tus posesiones es un activo o un pasivo, simplemente fíjate en su flujo de caja asociado. Si el flujo de caja es positivo (pone dinero en tu bolsillo) es un activo, y si es negativo (saca dinero de tu bolsillo) es un pasivo. Como ves, esto es muy sencillo.

Una casa en la que vives es un pasivo para ti, ya sea porque pagas un alquiler por ella, o porque es tuya y tienes gastos como el seguro de hogar o las obras que hagas. Sin embargo, una casa tuya que alquilas a otra persona es un activo, porque te hace tener una ganancia mensual (salvo que el alquiler no compense los gastos).

Un coche que utilizas es un pasivo para ti, porque te supone varios gastos como la gasolina, el seguro, la ITV, las reparaciones… Sin embargo, para un taxista su taxi es un activo, porque a pesar de tener todos esos mismos gastos, lo utiliza para ofrecer un servicio que le reporta unos ingresos que hacen que el balance sea positivo.

Se pueden poner ejemplos similares para plazas de garaje y muchas cosas más… Pero creo que con esos ejemplos se entiende perfectamente el concepto. El signo del flujo de caja determina si algo es un activo o un pasivo. Y ahora estarás pensando, como pensé yo en su día: “muy bien, lo entiendo, pero ¿qué me importa a mí llamar a mi casa o a mi coche pasivo en lugar de activo?”.

Los activos te dan de comer, los pasivos te comen

Esta es una frase que aprendí de Robert Kiyosaki y de la que siempre me acuerdo al hablar sobre estos temas. En realidad, no te aporta nada nuevo, porque ya te he dicho que los activos te dan dinero y los pasivos te lo quitan. Pero es que es precisamente ahí donde está el quid de la cuestión.

Si destinas la gran mayoría de tus ingresos a la compra y mantenimiento de pasivos (tu casa, tu coche, tu plaza de garaje, etc.), vas a tener unas finanzas duras. Si tus ingresos son bajos puede que no te quede más remedio, pero creo que siempre hay que intentar destinar una parte de los ingresos a la compra de activos. Es decir, invertir ese dinero.

Y, sobre todo, si tienes un aumento de sueldo o recibes cierta cantidad de dinero de forma puntual, piensa bien qué hacer con ello. Está bien usar una parte para darte un capricho, comprar algo que querías o necesitabas desde hace tiempo, o lo que quieras. Pero coge la mayor parte que puedas e inviértelo, compra activos. Te generarán beneficios y lo agradecerás de ese momento en adelante.

Si cuando digo que compres activos no tienes ni idea de a qué me refiero, no te preocupes, próximamente escribiré otro post sobre diferentes opciones para invertir el dinero.


¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo! Si tienes cualquier pregunta o duda acerca del post, escribe un comentario y te contestaré lo antes posible. Si quieres saber más o quieres sugerirme que escriba un post sobre cualquier tema relacionado, puedes hacerlo dejando un comentario o contactarme en mi correo electrónico: contacto@egoitzalonso.com. ¡Gracias por leer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies